Efectos fiscales del Nuevo Plan General Contable

Una de las consecuencias de la modificación del Texto Refundido de la Ley de Impuesto sobre Sociedades (TRLIS) , ha sido la necesidad de adaptar la legislación fiscal a la reforma contable implantada con la aprobación del Nuevo Plan General de Contabilidad (NPGC ).

El proposito de la nueva legislación contable es armonizarla con el resto de los territorios de la Unión Europea.

No obstante las modificaciones sufridas en el TRLIS como consecuencia del NPGC, se han llevado a cabo, con la finalidad, de que afecten lo menos posible a la determinación de la base imponible.

Para la elaboración de los ajustes fiscales será de especial utilidad tener en cuenta las siguientes premisas:

-No debe existir una mayor o menor tributación que la derivada de la aplicación del Plan General Contable del 90.

-Hay que tener en cuenta siempre el tratamiento fiscal que se dió a los elementos patrimoniales que se den de baja y actuar en consonancia.

-Los apuntes contables a reservas son apuntes a una cuenta del patrimonio neto pero no afectan al resultado contable, no obstante si en algún momento tuvieron la consideración de gasto o ingreso a efectos fiscales, deberán ajustarse en la base imponible.

-Además es necesario precisar que en ningún caso tendrán la consideración de gastos y por tanto no tendrán implicaciones fiscales, la baja de las partidas relativas a instrumentos de patrimonio propio.

De esta forma queremos hacer mención a aquellas particularidades más importantes, que desde el punto de vista fiscal, presenta la aplicación del NPGC.

*Gastos de establecimiento: de acuerdo con lo establecido en el NPGC hay que eliminarlas del activo, siendo su contrapartida una cuenta de Reservas ( disminuyéndola ). Esto tendrá efectos fiscales ya que se ha imputado a reservas un gasto considerado como fiscalmente deducible, por lo que procederá realizar un ajuste negativo, en el ejercicio 2008, por el importe imputado a las mismas.

*Provisiones de activo: desaparecen con el NPGC por lo que procederá optar por dos alternativas, según las normas:

1-Reclasificándolas: eliminando la provisión contra la propia cuenta del activo, reduciendo su valor, siempre y cuando las normas contables lo permitan, por lo que no habrá ajuste fiscal.

2-Eliminándolas mediante un aumento de reservas: en este caso el ingreso tendrá efectos fiscales, por lo que habrá que analizarlo qué se hizo fiscalmente cuando se dotó la provisión. Si no se ajustó la provisión y por tanto se consideró como gasto deducible, ahora deberá ajustarse positivamente la base imponible.Por el contrario, si fue ajustada dicha provisión, entonces no procederá realizar ajuste extracontable.

-Fondo de Comercio: desde el punto de vista contable deja de ser amortizable, por lo que deberá de darse de baja la amortización acumulada contra el propio fondo de comercio, minorando su valor. Por lo tanto esta reclasificación de cuentas no pone de manifiesto ningún ingreso ni gasto por lo que no habrá que hacer ningún ajuste.

Sin embargo en el Fondo de Comercio, este cambio contable no afecta al tratamiento fiscal, éste seguirá siendo deducible fiscalmente con independencia de lo que aparezca contabilizado en las Cuentas Anuales.Lo anterior supone una excepción al principio general de registro contable, por lo que procederá realizar los ajustes extracontables correspondientes.

Tags: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)