Posibles modificaciones del Impuesto de Sociedades

Uno de los ingresos públicos más afectados por su caída desde 2007 ha sido el impuesto de Sociedades, de ahí que Hacienda estudie modificar en profundidad este impuesto, para recortar los numerosos beneficios fiscales y deducciones que contempla la legislación.

España se caracteriza por ser el cuarto país de la Unión Europea con un tipo general del impuesto más alto , del 30%. Sin embargo al haber muchas más deducciones y beneficios fiscales el gravamen real se situa por debajo de la Unión Europea.

La legislación baneficia en especial a las empresas que optan por la internacionalización y los beneficios fiscales son aplicados en su mayoría por las grandes compañías.Según explicó el director de la Agencia Tributaria, Juan Manuel López Carbajo “hay que ajustar los incentivos a la internacionalización, al momento en que se aplican y a la situación económica y lo que interesa ahora es que las empresas inviertan y creen empleo aquí”.

Según la normativa del Impuesto de Sociedades actual, las empresas con inversiones en el exterior no tributan en España por los dividendos y plusvalías que obtienen fuera de nuestro territorio, pero si tienen pérdidas si pueden deducirlas.

Lo razonable es que no hubiera una doble tributación, y que si las empresas pagan por los beneficios obtenidos por sus filiales en el país donde se originan, declararan aquí esos beneficios y luego lo restarán de la cuota a pagar, lo que ya hubieran tributado en ese país. Sin embargo la situación actual hace que no tributen nada por los beneficios incluso aunque estén instaladas en países sin tributación o con tributación mínima.

Otra de las ventajas con las que cuentan las grandes empresas con filiales en el extranjero es que pueden deducir sin limitación alguna los intereses que generan los créditos que toman para financiar inversiones en el extranjero.

En todo caso lo que Hacienda tiene claro, es que una medida de este tipo no tendría efectos retroactivos, por lo que no afectaría a las inversiones que las empresas ya han hecho. Esto supondría también que los mayores ingresos que pudieran derivarse del recorte de beneficios fiscales no se consseguirían a corto plazo.

Desde el ambito empresarial sólo se aceptaría un recorte de las deducciones si se acompaña de un recorte del tipo nominal. Desde Hacienda no descartan esa posibilidad.

Tags: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)